EL SISTEMA: PRINCIPIOS

El diseño y puesta en marcha del Sistema Español de Acreditación de la Transparencia (SIESTRA) supone un ejercicio intelectual y de reflexión que se nutre de la necesidad de las entidades de contar con una acreditación externa solvente, que se fundamenta en unos principios y características propios y sólidos que lo diferencian y lo fortalecen. Por ello, el Sistema se basa en los siguientes principio

  • CREDIBILIDAD

    CREDIBILIDAD

    La primera piedra sobre la que se articula es la credibilidad. El Sistema se basa en una metodología que goza de todos los elementos necesarios para obtener los resultados que esperan al someterse al proceso de acreditación. Precisamente la credibilidad gira en torno a la acreditación de que algo es creíble, y eso es precisamente lo que el Sistema propone: una realidad tangible.

    Un elemento diferencial respecto a la credibilidad se encuentra en la figura de los propios consultores y consultoras. Este Sistema aparece porque las y los profesionales que lo ponen en marcha creen en él, tienen la convicción absoluta de su necesidad.

  • EXIGENCIA

    EXIGENCIA

    La exigencia es un aspecto imprescindible en el diseño y puesta en marcha del Sistema. Nos referimos, por un lado, a garantizar los niveles máximos de calidad de los trabajos, de profesionalidad y de independencia. Pero, por otro, también a las obligaciones adquiridas por las entidades que quieren acreditarse. Con la profesionalidad de los miembros que integran el Sistema se avala que someterse a un proceso de acreditación supone algo más que obtener una calificación óptima en una serie de indicadores. No es así. La acreditación obliga a la entidad, además de esos cambios obvios, a acometer un cambio en su cultura de trabajo y en sus aspectos organizativos.

    En definitiva, para obtener la acreditación se exige un compromiso serio y verificable de la apuesta de la entidad por la Transparencia.

  • UTILIDAD

    UTILIDAD

    Es una evidencia, pero este Sistema no podría ponerse en marcha si no tuviera una utilidad práctica, que puede verse y constatarse fácilmente durante el proceso de acreditación. Aunque este sistema va más allá en este ámbito. Esa utilidad trasciende los meros cambios formales de la puesta a disposición ciudadana de documentos e información sobre el funcionamiento de las instituciones y del resto de entidades que deseen acreditarse como entidades transparentes. Profundiza en un cambio en la filosofía y cultura organizativa de la entidad. Porque una “entidad transparente”, que sea sometida a un proceso de acreditación, podrá encontrar utilidad en la obtención de la certificación que le servirá:

    1. Para estimular la mejora de su gestión, la eficacia y su eficiencia. La vigilancia mejora el resultado.
    2. Para alcanzar la legitimidad. Si conocemos cómo se gestiona y podemos evaluar el resultado de una institución o entidad, podemos reconocer mejor el valor que nos ofrece.
    3. Para, una vez legitimada, contar con una ciudadanía y stakeholders implicados que colaboren con la entidad y sean corresponsables de su gestión.

    La rendición de cuentas contribuye a incrementar la responsabilidad tanto de las y los responsables político-institucionales como del personal de todo tipo (directivo, técnico, de apoyo administrativo) y, al mismo tiempo, a generar confianza ante la ciudadanía.

  • PRESTIGIO

    PRESTIGIO

    El prestigio del Sistema no aparece con su nacimiento. Es evidente que la calidad del diseño, la elaboración pormenorizado y reflexionado del mismo así como la adecuación de los instrumentos ayudan en gran medida, pero existen otros elementos cuya incidencia tienen que ver con el propio devenir del producto. Nos referimos al desarrollo de la marca, el branding.

    El prestigio de la marca es generado por la suma del esfuerzo del capital humano y demás recursos del Sistema y de los mecanismos de calidad e independencia de ACREDITRA. Es, por tanto, el sello distintivo que perdurará en el tiempo y como tal se necesita recorrer un largo camino de trabajo riguroso y profesional para adquirirlo.

    Así, para adquirir ese prestigio es necesaria, por un lado, la puesta en marcha de acreditaciones exitosas y de calidad que sirvan de retroalimentación y lo consoliden. Y por otro, el trabajo y profesionalidad de los trabajos realizados por las y los consultores y auditores es la mejor tarjeta de presentación que puede tener el propio Sistema. A esto se deben añadir otros dos factores, como son el trabajo y la presencia institucional de ACREDITRA en foros institucionales, políticos y sociales, y la aportación de las y los expertos académicos que conforman la Comisión de Control del Sistema.

  • RIGUROSIDAD

    RIGUROSIDAD

    Todos los elementos descritos están interrelacionados entre sí. Y para poder obtener prestigio y credibilidad es necesario que en los procesos de acreditación se sea extremadamente preciso en todas las tareas y fases que componen el Sistema.

    Esa severidad exigida en el cumplimiento de la metodología del Sistema es simplemente la imposición de los criterios profesionales por encima de otros elementos que puedan entrar en juego. Se debe recordar que las acreditaciones se desenvuelven en un entorno político-institucional donde existen muchos factores externos de cuya incidencia las y los profesionales deben abstraerse. La rigurosidad es un elemento absolutamente necesario que redunda en la independencia que necesita el propio Sistema para su éxito.

  • AUTO

    AUTOEXIGENCIA

    La confluencia de todos estos factores hace que el Sistema de Español de Acreditación de la Transparencia se consolide con un referente en su materia.

    La puesta en marcha del Sistema no se hace para quedarse en un elemento más en el heterogéneo mundo de la consultoría o la transparencia, sino que se aspira a que sea un modelo social y profesional por su calidad, independencia, éxito y beneficios de su desarrollo.

  • AMPLITUD

    AMPLITUD DE ALCANCE

    El Sistema va más allá de los contenidos de transparencia activa que exige la normativa vigente, asumiendo las entidades acreditadas un compromiso de transparencia hacia la sociedad y sus stakeholders que supera la mera obligación legal.

    Además, el Sistema acredita no solo que se publican contenidos relacionados con la gestión de las entidades, sino que además exige que la información que se proporciona esté generada de forma abierta, con un lenguaje cercano que ayude a acercar a la ciudadanía a la gestión de cada entidad y con formatos reutilizables que le permitan procesar libremente dicha información.

    Asimismo, el Sistema pone un especial foco en la satisfacción del Derecho de Acceso a la Información Pública y en que la entidad que desea acreditarse está preparada para gestionar adecuadamente y de forma sostenible la transparencia.

EL SISTEMA: ELEMENTOS

Para responder a estos principios, el Sistema Español de Acreditación de la Transparencia dispone de los siguientes elementos:

EL SISTEMA: LÍMITES

Las actividades formativas y de reciclaje son la vía de entrada al sistema de acreditación a las y los profesionales que desean ejercer su actividad en esta materia y adquieren una verdadera relevancia, por cuanto la superación de una prueba selectiva es requisito indispensable para obtener la habilitación como consultor/a y/o auditor/a del Sistema Español de Acreditación de la Transparencia.

Hay unos requisitos específicos para asegurar la solvencia técnica y profesional de estas personas, como son la posesión de titulación universitaria superior y de experiencia mínima de tres años, además de superar el correspondiente curso selectivo.

Sólo aquellas y aquellos profesionales que superen los cursos de homologación ACREDITRA podrán desarrollar su labor como consultor o auditor bajo el paraguas del Sistema Español de Acreditación de la Transparencia. La obligación de superar el requisito de un curso específico sobre el Sistema garantiza que aquellos socios y socias que se dediquen profesionalmente a las acreditaciones cuentan con los conocimientos y herramientas necesarias que garantizar los niveles de exigencia del Sistema.

Además, el Sistema parte de la concepto de que las y los consultores y auditores deben de estar preparados para los diferentes cambios institucionales, legislativos y sociales, por lo que deben realizar acciones formativas constantes que garanticen un reciclaje profesional constante. Para ello, ACREDITRA se encargará de diseñar todo tipo de acciones formativas, seminarios y jornadas de las que se podrán beneficiar sus asociados.

Son las personas que desarrollan tareas de consultoría y auditoría en el sistema. En cada proceso de acreditación participan 2 personas: una en calidad de consultora que ayuda a la entidad a adaptarse a los requisitos del Sistema y a preparar su candidatura a la acreditación; y otra en calidad de auditora que evalúa el cumplimiento de los indicadores del Sistema.

Ambas personas tienen claramente identificadas sus funciones propias en relación al proceso de acreditación y deben necesariamente ejercer su actividad profesional en diferentes comunidades autónomas.

Son la base intelectual del Sistema y suponen una compilación de indicadores, marcando los mínimos que se deben cumplir para la obtención de la certificación. El nivel de exigencia de los indicadores es un reflejo en cada momento del estado de la transparencia en las organizaciones, y se pretende que funcionen como un ser vivo, actualizándose y yendo por delante de lo que se considera habitual en materia de transparencia. En la actualidad la compilación vigente está compuesta por 149 indicadores.

Los indicadores que integran el Sistema se organizan en 16 agrupaciones y, a su vez, en torno a 3 grandes áreas (publicidad activa, derecho de acceso a la información pública y organización transparente).

Los indicadores se han diseñado sobre un sistema de máximos, por lo que hay algunos que no son aplicables según la tipología de la organización. Además, para cada indicador se distinguen 3 niveles de exigencia.

Desde ACREDITRA se es muy consciente de que la creación del Sistema Español de Acreditación de la Transparencia puede levantar serias susceptibilidades al mismo tiempo que genera afinidades entusiastas, tanto en el ámbito político como en el profesional. Es por ello que ACREDITRA ha querido garantizar la imparcialidad e independencia profesional del Sistema Español de Acreditación de la Transparencia, elaborando un Reglamento de Funcionamiento Interno en el que se recogen medidas que lo mantienen salvaguardado de las posibles presiones o intentos de instrumentalización interesadas, así como la creación de un mecanismo de control externo: la Comisión de Control.

La Comisión de Control está compuesta por expertas y expertos académicos. Se trata de un órgano de control que realiza una meta-auditoria del Sistema y del trabajo realizado al que se somete ACREDITRA voluntariamente con el fin de crear un sistema en constante revisión y dinámico que se adapta a los cambios sociales y legislativos, garantizando la calidad permanente de los instrumentos y metodologías utilizados en el Sistema Español de Acreditación de la Transparencia.

La Comisión de Control vela por la calidad e independencia del Sistema y para ello posee las siguientes funciones:

  1. Revisar los procesos de consultoría y auditoría realizados el año inmediatamente anterior a través de un muestreo y emitir una valoración de los mismos.
  2. Revisar las normas, proceso e indicadores del Sistema y proponer mejoras o ampliaciones.
  3. Aquellas otras que sus miembros estimen oportuno acorde con los fines de la Asociación.

SIESTRA acredita que una entidad:

    • Tiene publicados los contenidos de transparencia activa correspondientes con los indicadores del Sistema.
    • Que dichos contenidos están expresados de forma suficientemente comprensible.
    • Que los contenidos publicados en el momento del otorgamiento de la acreditación están suficientemente actualizados.
    • La calidad de las respuestas a las solicitudes de derecho de acceso a la información pública.
    • Que la información publicada tiene apariencia de ser veraz.
    • Tiene preparada su organización para gestionar adecuadamente la transparencia (tanto la activa como la satisfacción del derecho de acceso a la información pública), contando con:
  1. Un compromiso formal con la transparencia hacia la ciudadanía y sus stakeholders.
  2. Una capacitación suficiente en esta materia.
  3. Un Comité o Grupo de Transparencia encargado de liderar este ámbito en su organización.
  4. Un Plan de Profundización en Transparencia orientado a gestionar y a mejorar la transparencia en la organización.

Por el contrario, el Sistema no garantiza:

  • La veracidad de los contenidos de transparencia publicados por la entidad.
  • La actualización de los mismos en el período de vigencia de la acreditación (2 años).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies